Viviendo paisaje inéditos

Hoy nos apetece hacer un canto a la vida, a la naturaleza, a vivir el presente y a prestar atención a lo importante. Porque estamos seguros que la gestión de nuestra atención es una buena medida de la inteligencia. Quizás pudiera parecer que exageramos un poco, pero sin ella no es posible llegar a buen puerto. Como dice S. Álvarez de Mon, “hay tanto viajero impaciente que se extravía, que aterriza en lugares remotos carentes de interés… porque nunca pisaba mientras caminaba, nunca escuchaba mientras hablaba, nunca veía mientras miraba, nunca aprendía mientras vivía!”

Por ello, el sabio Séneca nos advertía y decía “ten cuidado, no confundas vivir con perdurar.” Y proseguía. “No es breve la vida, largo es en el hombre el descuido del tiempo. No recibimos un vida breve, sino que la hacemos breve, y no estamos faltos de ella, antes somos sus despilfarradores” …“Vivís como si siempre fueseis a vivir, nunca os viene a la memoria vuestra fragilidad, no observáis cuanto tiempo ha pasado ya”

Por ello, la importancia de a dónde va nuestra atención, porque el tiempo es consciente o de calidad, o se dilapida. Porque el presente ha de ser e tiempo protagonista, este vídeo nos trae a la mente una anécdota que Ben-Shahar recoge sobre la vida de Hellen Keller. Ésta le pregunta a un amigo que había visto tras un paseo en el bosque, a lo que el responde que nada en particular. A continuación Hellen reflexiona sobre la respuesta que la ha dado su amigo cuando dice que no ha observado nada: «me pregunto cómo es posible caminar durante una hora por los bosques y no apreciar nada. Yo, que no puedo ver, encuentro cientos de cosas: la delicada simetría de una hoja, el estado rugoso de un pino. Yo, que estoy ciega, puedo dar pistas a aquellos que pueden ver.» «Usa tus ojos como si mañana te fueras a quedar ciego. Escucha la música de voces, la canciones de un pájaro, los grandiosos compases de una orquesta como si mañana te fueras a quedar sordo. Toca cada objeto como si mañana perdieras tu sentido del tacto. Huele el perfume de las flores, saborea con gusto cada bocado, como si mañana no pudieras ni oler ni degustar. Aprovecha cada uno de los cinco sentidos. Glorifica todas las facetas, placeres y belleza que hoy el mundo te muestra y te revela.»

Poco más que añadir a las palabras de esta mujer, que da a más de uno un sopapo en su forma de ver y vivir la vida.

See video

Si te ha gustado el video, subscríbete a nuestro RSS de Videos o a nuestra Newsletter 

Su voto: Ninguno Media: 5 (2 votos)