Y DESPUÉS DE TODO, AHORA SOLO SUFRO POR UNA PERSONA...

El pasado 24 de febrero de 2015 tuve un intento fallido de suicidio, me encontró mi novia y me salvo la vida...
Como llegue hasta eso? bueno pues... ufff... aquí voy:

Mi vida desde muy pequeño no ha sido la peor ni tampoco la que le deseo a alguien, hubo cierto tipo de represión, amor, golpes, no fueron cariñosos pero tampoco indiferentes, el ataque verbal era constante, "eres un pendejo" "eres un bueno para nada" "eres un inútil" "eres un idiota" "lárgate de aquí, no puedes hacer nada bien"... Eso bombardeo 22 años de mis 29 que ahora tengo. Desde pequeño nunca pedí nada, no fui exigente con dulces o juguetes o cosas así, no pedía dinero... Nada, vivía, curioseaba, soñaba para mi... era demasiado realista para la edad que tenia... no creía en los reyes o en santa, encontraba una explicación razonable a mis dudas, envidiaba de cierta forma a los demás, ya sea por sus padres o situación económica, quería de alguna forma estar en su lugar, creo que se le llama envidia, pero no codicie nada, no fui avaro, ni fui envidioso, trataba de compartir en lo mayor que podía, tenia un sentido de arrepentimiento muy enraizado por mi, creía en el castigo divino, desde la edad de 5 me interesaron las chicas, me valía chochos lo que mis compañeros opinaban de mi por el hecho de tomarle la mano a una niña, empece a ser un poco independiente en forma de pensar, no pensaba igual que los demás, pero tampoco discutía por eso, así crecí, primaria destaque por ser "popular", secundaria también, confieso que mi sentido por tener dinero se me estaba incrustando en mi cabeza, la preparatoria no la aproveche, me salí y trabaje, conocí a mi ex-esposa y sostuve una relación desde los 16-17 años, dure 10 años de relación (ufff) y uno y medio de casado.
La ame, pero se convirtió en costumbre desde el 5° año, me dio flojera el hecho de conocer a alguien mas. Un día me dijo lo que para la mayoría de los lectores sonara como una mala profecía: "Estoy embarazada, tengo mes y medio...", La sangre se me heló, no dije ni una sola palabra, no sonreí, no me abalance con una sarta de abrazos ni nada por el estilo, mi mirada la traspaso, quien sabe hasta donde llegaría, por un micro-segundo pensé que bromeaba, baje la mirada y sostenía un folder de algún laboratorio --creo que no bromeaba--...
No tenia dinero, no tenia un buen trabajo, quería ahorrar para invertir en algún negocio, mi vida la pintaba de otra forma y la verdad jamas planee casarme ni tener hijos, en mi mente solo paso 1 vez el que tomara algo, pero gracias a DIOS que no dije nada, paso el tiempo y yo brincaba de trabajo en trabajo, intentando ganar un poco mas, hasta que el día que nació mi hijo me entregaron una propuesta de trabajo para entrar a una empresa muy grande, mi vida estaba dando un giro para bien.
Me había vuelto mas hogareño, mi HIJO importaba mas que todos, empece a tener problemas con mi ex por lo cansado que llegaba de trabajar y solo dedicaba tiempo a mi hijo o mejor dicho: disfrutaba mas estar con mi hijo.. =s mas tarde me trasladaron a una locación mas lejos, viajaba solo fines de semana y así, de cierto modo solo le preguntaba por mi hijo y solo eso, no buscaba compañía ni un desestres o esas cosas, fui reservado hasta que....

Un día, entro a la oficina donde estaba con una compañera de trabajo, una chica, estatura de 1.50 mas o menos, complexión deportiva, tez morena, ojos, como jamas había visto, tristes pero con un brillo único... Solo me voltee y seguí haciendo lo que estaba haciendo, se fue... y no supe de ella hasta después que llego a trabajar donde estaba, ella brillaba entre todas las personas, me empezaba a llamar la atención, su risa, sonrisa, su gesticulación al hablar... poco a poco fuimos hablando, por mi lado, mantenía cierto tipo de distancia como con todas las chicas, no quería salirme de la linea, PERO... No se en que momento deje de ser yo, no se en que momento me cruzaba en su camino furtiva e intencionalmente, la abrazaba y confieso que me traía paz el hacerlo, cada vez se fue haciendo mas y mas constante, hasta el punto de que, a quince días de enterarme de que mi cambio de locación había llegado, le di la noticia y ella exclamo: "lastima, y justo cuando ya me estaba encariñando contigo..." Escuchar eso, atravezo mi cuerpo completo.
Nos dirigimos a la oficina y me ayudo con unas maletas que tenia y a dos pasos antes de salir, el tiempo no era tiempo, la vista se me nublo, un extraño bochorno me invadió desde el cuello hacia arria, los sonidos se minimizaron hasta no escuchar nada y, estire mi brazo, la hale y le di un BESO...

** En mi vida he conocido compañeras, conocidas, personas que de cierto modo me gustan o me llaman la atención, JAMAS EN MI VIDA HABÍA HECHO ALGO COMO ESO, ROBARLE UN BESO A UNA PERSONA A LOS 15 DÍAS DE TRATARNOS**

Sin mas, todos mis sentidos volvieron al escuchar que alguien se acercaba, salimos de la oficina y fuimos directo a los checadores, ella solo camino a la salida, yo por mi lado; me quede un minuto pasmado, ninguna idea me vino en mente, por primera vez mi mente se quedo en blanco, y solo corrí hacia su camino y le dije que si la podía acompañar donde su bus, dejo salir un leve "si", seguía sin pensar en lo que hacia o en lo que haría, tome su mano y entrelace mis dedos con los suyos, ella se sorprendió y pude percibir y sentir el confort que eso causo...

**Creí, creo y creeré en Dios por sobre de todo, no soy una persona que se alegre de las acciones que alguna vez hice, creo en un karma y no creía que por algo pasaban las cosas, no creía en lo místico de las cosas, ni las personas que en mi camino entraban... creía haber amado con todas las fuerzas de mi corazón..**

Se subió al bus y solo se fue, me quede como cuando una fiel mascota acompaña a su dueño y mira su partida, sin poder hacer nada, sin, respirar, con un leve aire de tristeza, sin mover el rabo... Todo ese fin de semana no deje de pensar en ella, en lo que había pasado, en lo que había hecho, en la textura de sus manos... por primera vez no me arrepentí de haber hecho algo de lo que de cierto modo no estaba bien... el solo hecho de pensarla me erizaba la piel y dejaba escapar una leve sonrisa...

A partir de ese momento, una voz que jamas escuche me susurro: (ya te chingaste) y todo cambio.

Pasaron los días y yo no caí en cuenta de que la estaba conquistando, en realidad la estaba conquistando, estaba siendo detallista, le escribía, le llamaba, le regalaba gelatinas, cada dia, casi a la hora de salida, empezaba a salir en grupo donde ella, nos estábamos viendo de otra forma...

Me enamore de una persona de la que no sabia nada, de una desconocida, de alguien parecido a mi pero tan diferente, estaba viviendo un pequeño sueño del que por primera vez era feliz, estaba contento y a gusto, me hacia olvidar de mi mismo, de todos, de todo... mi mente se estaba llenado poco a poco de ella, hasta que un día, en el lugar donde vivía, tome unos tragos con un compañero de trabajo y recibí una llamada de ella, platicamos, reímos, expresamos ese sentimiento totalmente "NUEVO" y de repente de entre la platica y risas, escuche un "T E A M O" en forma de suspiro, como una leve brisa totalmente inesperada y se hizo el silencio... Se me erizo la piel, deje de respirar por unos segundos, y le pregunte que es lo que había dicho, evadió la respuesta, le pregunte por segunda vez y lo dijo... "TE AMO"... El color de mi cara volvió, se me bajo el nivel de alcohol, me repare y dije con lagrimas en las mejillas: "YO TAMBIÉN TE AMO... TAMPOCO SABIA COMO DECIRLO, YA NO PODÍA CALLARLO MAS... QUE ESTA PASANDO..."

(debido a lo extenso de mi vivencia tendré que relatar después la parte restante)

TRILLADAMENTE ESTO ES ASÍ:

C O N T I N U A R A...

Sin votos (todavía)