Trabajo en casa y lo detesto!

Hace tres años me cayó del cielo esta magnífica oportunidad (hay sarcasmo entre líneas), de trabajar desde casa.

Soy programador, a la fuerza. A pesar de ello, y sé que no está bien que yo lo diga (pero no hay otra persona cerca para corroborarlo) soy buen programador. Digo a la fuerza porque en verdad deseo tener mi negocio propio. In shá Allah, una cosa que no esté relacionada con la informática, a no ser el desarrollo de videojuegos. En fin, trabajar en casa confiere un sin número de beneficios:
-- Te levantas más tarde
-- Trabajas en pijamas
-- Puedes tomarte un receso del tiempo que te apetezca para una siesta, asaltar el refrigerador, echar un polvo, etc.
-- No tienes que comerte una hora (o más) de tráfico salvaje para llegar a la oficina
-- No tienes que verle la cara al jefe

Despues de tres años inmerso en este modelo de trabajo, puedo decir, quizá en gran parte por mi caracter, que todas las bondades arriba expuestas, se han trocado en desventajas:
-- La pereza se hace parte de tu rutina
-- La falta de propósito hace tedioso tu trabajo
-- No tienes compañeros con los cuales compartir un cigarrillo en el balcón o un almuerzo o unas cervezas el viernes al final de la jornada.
-- Al no salir de casa, tu hogar se vuelve una cárcel.

Si a eso le sumas un jefe gilipollas que hace tu trabajo más dificil de lo que técnicamente debe ser, que no aprecia o valora tu esfuerzo y mata tu creatividad a punta de sarcasmos y críticas destructivas; tenemos la receta perfecta para el cabreo absoluto.

En verdad deseo hacer algo útil con mi tiempo y mis talentos. Sé que puedo hacer grtandes cosas, y no las estupideces por las que me hacen parir gatos en este trabajo.

Ahi les dejo, ya veis que "trabajar en casa" no necesariamente es miel sobre hojuelas.

Su voto: Ninguno Media: 4 (1 voto)