Mi historia:

Hola a todos, soy un hombre de 40 años de Colombia a quien la vida le ha dado una gran lección. Tengo dos hijos a quienes amo con el alma y una compañera quien hasta hace poco consideraba mi esposa y amiga, pero las cosas no eran tan bonitas como yo creía; vivo con ella hace ya dieciséis años, y siempre estuvo presente el fantasma de una antigua relación que le hizo mucho daño, la marco negativamente o por lo menos eso pensaba yo, sin embargo cuando llevábamos cuatro años de convivir me fue infiel con ese antiguo amor y me lo confesó. No sé si cometí un error al “perdonarla” y seguir adelante, en verdad lo hice por el primero de mis hijos, no concebía la idea de dejarlo solo. Pasaron los años y pensé que el fantasma se había ido para siempre: error fatal. En Junio de este año llego la noticia de que esta persona había muerto trágica mente en un accidente y se destaparon las verdades, ella lloraba de forma inconsolable por la gran perdida y yo me sentía como un árbol de navidad pero en vez de luces estaba lleno de interrogantes: QUE PASA??????????????? Entonces me confesó que siempre había amado a esta persona, que era el gran amor de su vida y que yo había sido la ruta de escape de una amor prohibido, que descansaba porque había muerto pero que el sentimiento no cambiaría. Entonces donde quedo yo? Mi sacrificio por mi hogar?, mi amor como padre responsable y mi amor como esposo? Mi entrega como amante y amigo? Había sido todo en vano?: SI.
Actualmente vivimos juntos pero siento que mis sentimientos han cambiado de forma radical, si antes no la deje por un hijo, ahora es imposible con dos, mas cuando uno de ellos tiene una discapacidad.
Agradezco a quien lea esta confesión que me carcomía internamente desde hace ya varios días, si han vivido algo similar y me pueden dar un concejo les agradezco. Saludos.

Sin votos (todavía)
Grupos:

Comentarios

Hola: Estuve en pareja

Hola:

Estuve en pareja durante dos años con quien considero el amor de mi vida pero lamentablemente no era lo mismo del otro lado lo cual es comprensible porque el amor de su vida fue la madre de sus hijos que falleció hace algunos años.

Él para mí es muy importante pero sentir que no fui nada en su vida es muy doloroso. Saber que estaba conmigo para "tapar" el vacío por la muerte de su esposa me dejó devastada y todavía no he podido superarlo. Lo más triste es que falleció en febrero de este año como consecuencia de la misma enfermedad que se llevó a su mujer y además de extrañarlo horrores tengo todos estos sentimientos adentro que me tienen muy confundida y lo peor de todo es que nunca voy a poder cerrar este tema porque él no está y no hay manera de volver el tiempo atrás.

Lo único que me queda es aprender a vivir con el dolor, aceptar la realidad de que no fui nada y que simplemente pasé por su vida para aprender una lección que todavía no descubrí.

A veces me gustaría borrarme para dejar de sentir lo que siento.

Saludos.

Saludos Paukas

Lamento tu perdida, pero mas aun lamento de lo que te enteraste y se como te sientes, aunque no poder cerrar ese capitulo debe ser muy dificil; yo estoy muy defraudado del amor pero a veces pienso que no debo buscarlo para que el realmente llegue y toque a mi puerta, pienso que es situaciones como las nuestras merecemos una segunda y REAL oportunidad de ser valorados y amados. Se que eres muy especial y no debes negarte un regalo que te debe la vida en este momento, si tienes hijos, traslada una parte de ese amor a ellos y reserva otro tanto para cuando aparezca ese verdadero amor, por ahora trata de mirar la vida de forma mas positiva. TU LO MERECES.
Saludos
El Critico.

Gracias

Muchas gracias por tu mensaje. La verdad creo que soy una de esas tantas personas que nació para estar sola, tengo una hija hermosa y lo que más deseo es que no siga mis mismos pasos. Ojalá que todo lo tuyo se solucione, como vos decís, todo el amor que tenemos se lo debemos dar a nuestros hijos porque son ellos quienes nunca te defraudarán. Creo que ya es hora de bajar los brazos en cuanto al amor y mejor será dedicarme a otra cosa. En fin, todavía cuesta entender la vida. Te mando muchas bendiciones.