Los secretos del amor

Como persona mayor, he vivido esa etapa de la vida y recolectado información, de las experiencias ajenas. Desde el análisis de la biología misma, la etapa reproductiva es la más importante y por ello también la mas extensa, ya que empieza alrededor de los 12 y concluye a los 40 o 60 y pico, según se trate de mujeres u hombres. El amor es: la interpretación personal, del celo físico propio del ciclo reproductivo. Necesitamos, deseamos y deseamos relacionarnos afectiva mente (hasta obsesiva mente), debido a la actividad hormonal reproductiva, al respecto los animales se alzan periódicamente y se reproducen. El objetivo evidente es propiciar las relaciones sexuales, para generar y perpetuar la vida. Es así que el amor es "ciego, sordo, mudo, irracional, etcétera". Nos enamoramos por y para un objetivo biológico superior, que una vez concretado, deja en claro y fuera de toda duda, que significa. Un bebé es el fruto del amor y la razón de nuestra existencia biológica. Es un trabajo, que debería concluir al estar totalmente formado y desarrollado. El amor es una actividad reproductiva y no meramente para satisfacer las expectativas personales, al respecto (placer, convivir, disfrutar para siempre y similares creencias). Son pocas las parejas que se jactan de haber estado "siempre enamorados", lo cual es otra interpretación errada. Separarse por lo que fuere, es "normal" y aceptable, pero lo que no debe concluir es la responsabilidad, para con los hijos, si los hubiere. El amor se desgasta, debilita, enferma y muere.

Sin votos (todavía)

Comentarios

Tal vez el amor no sobreviva

Tal vez el amor no sobreviva en muchas parejas, y sobre todo en la actualidad, que las cosas, las relaciones son tan efímeras. A la primera de cambio, se rompen esos lazos q ue hace dos días parecían tan sólidas . Pero creo que una cosa es el enamoramiento, que con el paso del tiempo es más sosegado y relajado y va destacando el amor, más sereno, más pausado. Ya no necesitas preguntar lo que le gusta al otro, lo conoces, conoces sus reacciones en los buenos y malos momentos, sabes como va a reaccionar ante las circunstancias que se viven en el día a día. Hay complicidad, también la había en el enamoramiento, quizás la idealización de la otra persona haya desaparecido, pero la observas tal cual es, sin tenerlas subida en un pedestal, ello os unirá, Y todo ello basado en el respeto mutuo, la comunicación,el cariño. Por supuesto cuando esto se rompe ,los hijos tienen que quedar al margen de disputas de cualquier tipo.Es responsabilidad de los padre, de ambos, su bienestar físico y mental.