6 meses

43. desde marzo me paso prácticamente todo el tiempo en la cama. la televisión encendida 24 horas para no pensar. cualquier actividad (leer, ver una película, una serie) me supera. aislado de todo el mundo, incluido psiquiatra, psicologos y servicios sociales.

no es la primera vez que tengo una depresión, pero esta vez no le encuentro sentido a recuperarme. tampoco es la primera vez que desaparezco, pero esta vez no es un nuevo inicio (no me suele costar conocer nueva gente, supongo que mi rareza hace que me recuerden, que me hablen enseguida), es una sensación de final y evito que el camarero me dirija la palabra, levantar la mirada cuando voy al supermercado.

dentro de otros seis meses se acabará el dinero. y no tengo intención de buscar trabajo, ni de volver a recurrir a servicios sociales.

Sin votos (todavía)

Comentarios

Todo está bien, y hay que elegir

Yo no veo nada malo a tu situación. Inclusive tu situación tiene una oportunidad de crecimiento tremendo. Del tamaño de tu depresión.

Tu problema no tiene solución a menos que seas valiente. Pero si quieres seguir en la cama con la TV sin pensar esta bien también.

Pero te digo lo que terminará pasando: llegará un día que terminaras hasta arriba de estar asi y sintiéndote mal sin mejoría. Y ya por cojones tendrás que hacer algo. Y ese algo no es mas que enfrentar lo que has estado huyendo: tus pensamientos, tus emociones y tu vida.

¿Que prefieres un día rojo o cien amarillo? ¿Por qué no adelantas ese día de enfrentar tus pensamientos a hoy? Yo te animo a que lo hagas. De todas formas yo te apoyo si eliges seguir huyendo mediante TV porque tambien está bien.

Siento mucho que estés así,

Siento mucho que estés así, muchas veces me han dado ganas de hacer eso mismo que haces ahora.

No encontrar sentido para recuperarte puede ser bueno...ahora quizás ya no estás dispuesto a coger uno cualquiera porque sabes que tarde o temprano te volverá a fallar...llegar a lo más profundo del pozo es lo mejor, porque a partir de ahí únicamente puedes ir hacia arriba.

Quizás no te hayas planteado vivir sin ningún sentido más que el propio de vivir: la vida en sí, la existencia, parece no caracterizarse por su sentido, es más, quizás es por eso que existe, por su ausencia de sentido. Quizás esa es la verdadera magia de la vida, aquella que nos permite sentirnos libres como en un sueño...
No, desde luego que la vida no tiene ningún sentido, y la propia mente humana con su razonar menos aún en una realidad totalmente irracional...
Ese puntillo de irracionalidad, de falta de sentido, de magia, quizás es el mayor y único motivo que puedo encontrar para levantarme cada mañana y seguir viviendo...estando muerto no iba a sufrir pero tampoco tendría la posibilidad de vivir esta rareza que es la vida...Date cuenta que si la existencia tuviese un sentido, una explicación, marcada y clara dejaría de tener cualquier aliciente.

Nuestra mente es una rareza más de esta extraña existencia, algo que parece que va totalmente en contra pero que en realidad le da todo su encanto.

En fin... Siéntete libre de ver la vida desde tu yo y no tengas mucho en cuenta lo que "opina" la gente, lo que dicta la sociedad, etc... La inmensa mayoría de la gente simplemente no piensa nunca en todo esto, viven en automático, porque sino te aseguro que estarían incluso peor que tú. Pensar te puede permitir disfrutar más auténticamente de la vida pero es muy difícil cuando se está rodeado de todo lo contrario.
Cuando nunca se han tenido problemas es muy fácil vivir sin pensar, pero cuando las circunstancias son adversas y tienes que utilizar la mente te encuentras que además te tienes que enfrentar a la propia vida.
Está claro que vivimos en una sociedad predominantemente poco pensadora viendo los problemas que tiene, que son causa de esta característica. Mucha información y conocimiento pero con bastante poco sentido: LA RACIONALIDAD NO VA A HACER RACIONAL LO IRRACIONAL, PERO SI LE VA A PERMITIR OPTIMIZARLO PARA VIVIR MEJOR ESA IRRACIONALIDAD.

En fin, ahí te dejo mi visión, mi reflexión, aquello que a mí me da la luz necesaria.