La felicidad y el arte

Hoy tocamos la vinculación que existe entre arte y felicidad. Hemos comentado varias veces que la felicidad depende de componentes tanto externos como internos, (siendo estos últimos los más relevantes) Curiosamente en el arte podemos encontrar ambos. Lo mirado y el que mira.La pregunta que nos hacemos es; ¿existe algún tipo de conexión entre arte y felicidad? Aquí el divulgador catalán Eduard Punset es claro, "el arte ayuda, y mucho, a conseguir ser feliz."

Las investigaciones han revelado que la música, y por qué no otras artes, actúa sobre el sistema nervioso central, aumentando los niveles de endorfina,  y otros neurotransmisores como la dopamina, la acetilcolina y la oxitocina. Más allá de estos términos técnicos, lo que queda claro es que el arte en general proporciona motivación y energía ante la vida, y disminuye el dolor, algo básico para lograr una sensación de bienestar.

Así, contemplar un hermoso paisaje leyendo un libro, escuchar buena música, admirar un cuadro, disfrutar de una buena película, etcétera, hace que nos alegremos de estar vivos, que nos sintamos felices, vaya, aunque sea un breve instante.

Un último punto a resaltar es la capacidad soñadora, onírica, la capacidad de hacernos imaginar y por lo tanto de darnos una cierta capacidad y sensación de amparo frente al mundo exterior y descocentarte de fuera. Recordemos que la felicidad es sobre todo ausencia de miedo, de ahí que en esa búsqueda de amparo para escapar de la angustia, del miedo y de la falta de sentido de determinados fenómenos tenga tanto sentido.

 

See video

Si te ha gustado el video, subscríbete a nuestro RSS de Videos o a nuestra Newsletter 

Sin votos (todavía)