Amor imposible...

¿Amor imposible? o ¿amor improbable? Se ha entendido tradicionalmente que el amor imposible es aquel amor donde sólo uno es el que ama, un amor que no es correspondido o deseado por una de las partes. En otras circunstancias nos referimos al amor imposible como aquel en el que diferentes circunstancias lo imposibilitan, entre las causas más comunes del amor imposible destacan: la diferencia de edad, uno de los dos está comprometido en otra relación, clases sociales diferentes, presión social o familiar, incompatibilidad de carácter... aunque quizás, la más difícil de solventar de todas ellas es aquellos casos en las que una de las partes ha ofendido y herido a la otra queriendo posteriormente recuperarla.

Pero, lo improbable es por definición probable... No hay amores imposibles, sólo amores improbables. Un amor imposible es como estar viendo una película, ser el espectador que observa desde afuera como transcurre la vida, que en ocasiones sufre y en otras se alegra, pero nunca es el protragonista de ese amor por mucho que lo desee. El sufrimiento por ese amor imposible surge cuando más nos aferramos, cuando más insistimos, cuando nos obsesionamos con él, mientras más insistimos en tenerlo más nos duele, hay que aprender a desprenderse de ese amor imposible, hay que aprender a amar en la distancia.

Y ese amor imposible es realmente un amor puro, un amor limpio, es un amor que no pide nada a cambio, que no desea nada a cambio, y por lo tanto, no se vuelve exigente ni incomodo. Es por tanto un amor que pretende entrega, que mira al otro por encima de nuestros intereses, que se sacrifica, que muere, por salvar al otro. Un amor que se convierte a veces en locura. Un amor imposible que debe de llevar a amar sin poseer, amar sin hacer de tu vida, su vida, como nos decía el poeta... Al final es un amar en silencio.

See video

Si te ha gustado el video, subscríbete a nuestro RSS de Videos o a nuestra Newsletter 

Su voto: Ninguno Media: 5 (1 voto)