10 formas de hacer de este tu verano más feliz

consejos verano feliz

En unos días comienza otra nueva estación; el verano, y al igual que el resto de las estaciones ésta tiene sus propias características: calor, noches más cortas y días más largos, las jornadas laborales tienden a reducirse, la actividad en las calles aumenta y todo parece invitar al asueto y el ocio. Tal vez disfrutes de unas vacaciones o quizás te toque trabajar pero, sea como sea en esta estación las personas tienden a vivir de una forma menos rígido y estructurada.

Todos, en mayor o menor medida, tenemos gratos recuerdos de los veranos de nuestra infancia y adolescencia. Solemos asociarlos a días de vacaciones, de relax, de disfrutar con los amigos, de los reencuentros familiares,  de juegos y charlas… Y ahora que somos adultos ¿qué ocurre en nuestros veranos? En muchos casos pasan sin pena ni gloria. Nuestra propuesta no pasa por intentar revivir el pasado, más bien todo lo contrario. Se trata de una apuesta firme y decidida por vivir el presente y el presente de este verano ya está aquí, a la vuelta de la esquina.

¿Cómo te lo planteas tú? Puede que trabajes y no tengas demasiado tiempo libre. Es posible, pero y ese ratito que tienes libre ¿vas a seguir trabajando? ¿Por qué no te das el lujo de no hacer nada?  Sí, digo nada, pero no es eso lo que encierra la cuestión. Ese nada lo podrías dedicar a disfrutar de la naturaleza, dar un paseo por la playa o por el monte, sentarte a contemplar un atardecer o ver tranquilamente la puesta de sol. En definitiva relajarte, disfrutar de esas horas o minutos diarios sin prisas, sin agobios, ni coacciones en las que lo pequeño y superfluo ganan una nueva dimensión.

No te sobrecargues de tareas durante el verano ¿Pretendes hacer en dos o tres meses todo lo que no has hecho durante todo el año? ¿Pretendes adelantar trabajo? ¿Con qué fin lo haces?

¿Adelantas tareas para después sobrecargarte con más? ¿Cuándo vas a desconectar unas horas al día? El descanso es necesario, y cuando uno acumula y sigue acumulando tareas termina por aparecer el temido estrés ¿lo habías olvidado?

¿Por qué no aprovechas para disfrutar de todo lo que te rodea? ¿Por qué no asistir a esa charla con los amigos? ¿O a esa reunión familiar? No tengas prisa, disfruta lo que estás viviendo.

Del mismo modo,  nuestro consejo es que no cierres las puertas a lo nuevo ¿Por qué no ir a lugares desconocidos? ¿Por qué no perderte por la ciudad? ¿Por qué no fomentar conocer otras personas? Hay miles de rincones por descubrir, millones de personas que conocer, en definitiva nuestro mundo es una ínfima parte de lo que existe. ¡No tienes porqué perderlo!

Ten presente que eres tú el que puede crear un verano diferente. No son las circunstancias que vienen dadas, tampoco  esperes que los demás resuelvan tus cuestiones, te planifiquen algo novedoso y que te agrade. Eres tú el dueño de tu vida.

Al mismo tiempo, esta época del año da lugar a reencuentros y nuevas relaciones. Y aquí una de las habilidades claves es la amabilidad, recuerda que esta suaviza las relaciones ¿Por qué no intentas practicarla más a menudo? Te facilitará el acercamiento a otras personas.

Vive el presente, no pienses y te machaques con lo que tendrás que hacer a tu regreso de vacaciones, o al día siguiente si estás trabajando, céntrate en lo que estás haciendo. Si estás trabajando, céntrate en tu trabajo, pero si estás descansando, ¡descansa!

Saca algún momento para la introspección y reflexiona sobre aquello que te ha amargado el año. No para regodearte y estar lamentándolo indefinidamente, sino para meditarlo con calma y serenidad e intentar verlo desde la distancia tratando de dar enfoques diferentes que puedan ayudarte a sobrellevarlo. Y si en relación a otras personas hablamos, entonces el diálogo y la empatía serán fundamentales para llegar a acuerdos y saber pasar página.

Y por último, ¿por qué no disfrutar de lo que realmente te gusta? Sí te gusta hacer senderismo ¿Por qué vas a privarte? ¿Qué hay de malo en que pases horas en la huerta de tu casa, si eso te hace disfrutar?

Así que aquí te dejamos una serie de sugerencias a las que tú podrás añadir muchas más y sobre todo más acordes al estilo y gusto personal de cada uno para que puedas disfrutar un verano diferente y del que con el paso del tiempo  queden gratos recuerdos. Pero como siempre eso está en tus manos. ¡Tú decides! ¡Disfruta tu Verano!

Si te ha gustado el artículo, subscríbete a nuestro RSS de Consejos o a nuestra Newsletter 

Su voto: Ninguno Media: 4 (2 votos)