¿Se llega a olvidar a un gran amor?

¿Se llega a olvidar a un gran amor?

Algunas personas cuando se van a dormir convierten su cama en una especie de “máquina de tiempo”, viajando al pasado y rememorando a su antiguo amor. ¿Cuántas noches de insomnio hemos pasado pensando en nuestra antigua pareja? Seguro que más de una, a pesar de que se trata de un viaje en el tiempo en el que nada ocurre y lo único que conseguimos es empacharnos de pasado.

En algunas ocasiones son recuerdos tan vívidos que parece como si el pasado volviese a surgir ¿Qué ocurre si esa relación ya no existe desde hace mucho tiempo? ¿No la has olvidado? No te sientas un bicho raro, la ciencia ha demostrado que cuando una relación es muy intensa queda grabada en el cerebro de forma muy especial. Pero, nos preguntamos ¿realmente se llegan a borrar los recuerdos de esos amores?

Lo cierto es que es un tema complejo al que si tuviéramos que dar una respuesta rápida sería; no. No se pueden borrar, o por lo menos no de forma sencilla. Lo que sí se pueden es aceptar esos recuerdos y entrenarse para vivir en el presente. Por lo tanto aquí no es cuestión de borrar o no, sino más bien de conseguir pasar página sabiendo que nuestro recuerdos funcionan a través de un circuito neurológico que fija con mayor intensidad los recuerdos que fueron incorporados en un fuerte contexto emocional, de ahí la gran dificultad que tienen las personas de olvidar un gran amor, puesto que a mayor intensidad emocional mejor recuerdo tendremos de ese amor.

Bechara, neurobiólogo especializado en las funciones cerebrales que intervienen en la toma de decisiones, nos aclara que el conflicto cerebral se debe a que por un lado se reconoce que existe una ruptura, pero por otro lado un parte del cerebro sigue enviando imágenes y reacciones corporales que se encuentra ancladas en el pasado. Esa parte del cerebro se llama amígdala y fija con más intensidad algunas situaciones vividas con la antigua pareja en las que hubo un componente emocional fuerte. Lo que ocurre  es que aún transcurriendo tiempo, y siempre que se vuelvan a dar esos estímulos, la amígdala responderá con descargas emocionales involuntarias que nos recuerdan a nuestra antigua pareja.

¿Ocurre siempre así? No, por supuesto que no, cuando la relación es pasajera, no acaece todo esto. Cuanta mayor información se grabó de ese afecto, tanto en cantidad o calidad, mayor efecto tendrá en la amígdala y  por lo tanto más reacciones podrá enviar esta al resto del sistema nervioso.  Por ello, cuando ves a tu ex pareja, aparecen los recuerdos. Para Antonio Damasio, uno de los grandes neurólogos de nuestro tiempo, existen ciertas respuestas químicas que se traducen en emociones que podrían perdurar prácticamente inalterables toda la vida y que se producirían cuando vemos a la persona que generó esos sentimientos.

¿Entonces, de donde sale la frase “con el tiempo todo se olvida”?, ¿no tiene base científica? Sí la tiene, con el paso del tiempo hay una saturación de las emociones negativas y de las situaciones críticas y se produce una disminución de los neurotransmisores, por eso los recuerdos sobre alguien pierden peso.

Del mismo modo podemos señalar, que algunos avances científicos parecen apuntar a que seremos capaces de borrar recuerdos. Tal y como apunto una publicación realizada en Learning memory en el año 2012. Casi a la par, en 2010 científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins (EE UU) descubrieron que eliminando proteínas de cierta zona del cerebro favorecen la desaparición de recuerdos negativos.

En cualquier caso y dado lo que ya sabemos sobre la dificultad de olvidar literalmente un gran amor, es  la aceptación de la realidad, el saber pasar página y la apuesta firme y decidida por vivir día a día cada día.

Si te ha gustado el artículo, subscríbete a nuestro RSS de Consejos o a nuestra Newsletter 

Su voto: Ninguno Media: 4 (5 votos)